¿Qué es La Tecnología Administrativa de
L. Ronald Hubbard?

L. Ron Hubbard – Soluciones a la Administración

No son los sueños del hombre los que le fallan, declaró L. Ron Hubbard. Es la falta de conocimientos necesarios para hacer esos sueños realidad”. Por esa razón y solo esa razón, Naciones enteras, por no hablar de empresas comerciales, sociedades o grupos, han pasado décadas en tambaleándose en confusión”.

Vemos las consecuencias todos los días como titulares en los medios de comunicación: déficits devastadores, impuestos onerosos, empresas en quiebra e, incluso en unos Estados Unidos aparentemente prósperos, unos cuarenta millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza. Fue con razón, por lo tanto, que el Sr. Hubbard declaró: La felicidad del hombre y la longevidad de las empresas y los estados aparentemente dependen de los conocimientos de organización”.

Si uno realmente entendiera cómo funcionan mejor las personas (sus necesidades, aspiraciones y la fuente de sus fallas), naturalmente entendería cómo funcionan mejor los grupos de personas. Tal fue la postura desde la cual L. Ronald Hubbard abordó los problemas de cómo cooperamos con los demás, no con trucos administrativos o decretos autoritarios, sino con una visión singularmente compasiva que veía a los grupos como individuos unidos en un propósito común.

En total, el Sr. Hubbard pasó más de tres décadas desarrollando y codificando las políticas administrativas mediante las cuales funcionan las organizaciones de Scientology. Estas políticas se derivan de las leyes fundamentales que rigen todo comportamiento humano y, por lo tanto, constituyen un cuerpo de conocimiento tan importante para el tema de los grupos como lo son sus escritos sobre Dianética y Scientology para la rehabilitación del espíritu humano. De hecho, antes de Dianética y Scientology, nadie conocía realmente los principios que rigen las actividades grupales del mismo modo que desconocían los principios que rigen la mente humana.

En el centro de los descubrimientos administrativos del Sr. Hubbard está el organigrama. El organigrama, desarrollado en 1965, es el diagrama modelo de la organización, que establece con precisión todas las funciones que se necesitan para que una actividad de grupo tenga éxito. De hecho, el organigrama describe en realidad el patrón ideal de organización para cualquier actividad.

Ese patrón establece las actividades, ya sean de un grupo o individuales, en términos de siete divisiones esenciales. Esas divisiones a su vez establecen todos los deberes, posiciones y acciones necesarias para lograr un esfuerzo coordinado. Las divisiones de la 1 a la 7 del organigrama están establecidas en una secuencia conocida como el “Ciclo de Producción”. Una vez más, esta secuencia no está basada en forma alguna en un dato arbitrario. Cuando el Sr. Hubbard habla de un ciclo de producción, no está hablando en términos de una línea de montaje o de la máquina compuesta de humanos, que constituyen el patrón organizativo del mundo empresarial. Más bien se refiere a aquellas actividades específicas que toda producción, ya sea individual o de grupo, sigue de forma natural. En realidad si uno desea lograr cualquier cosa, debe realizar estos siete pasos básicos. En lo que a esto se refiere, el organigrama no es simplemente el método ideal para organizar con éxito, es en realidad el único método de organización exitoso.

Una vez definida la estructura ideal de organización, el Sr. Hubbard proporciona a continuación las políticas administrativas específicas según las cuales esta estructura funciona. Estas políticas administrativas están contenidas en una serie de textos de referencia conocidos como el Curso de Organización para Ejecutivos (OEC, por sus siglas en inglés, Organization Executive Course). Los Volúmenes del OEC proporcionan la teoría y los datos específicos de cada aspecto del trabajo dentro de una organización, desde la contratación de personal hasta la conducta ética de los empleados; desde la promoción hasta el control de calidad y más. De hecho, existe un volumen correspondiente a cada una de las divisiones del organigrama que establece las operaciones y funciones exactas de cada división.

Los volúmenes de la serie de dirección de L. Ronald Hubbard contienen todas las herramientas necesarias para una dirección exitosa de alto nivel, incluida la innovadora tecnología administrativa en relación con el personal, la organización y la dirección.

Asimismo, en los volúmenes adicionales conocidos como La Serie de Dirección, el Sr. Hubbard presenta todo lo que un ejecutivo necesita saber sobre el tema de cómo dirigir una organización. Esto incluye cómo organizar, cómo ser un ejecutivo, cómo llevar a cabo acciones de establecimiento, cómo manejar al personal y hasta el arte de las relaciones públicas. Por lo tanto, los volúmenes del OEC proporcionan las políticas mediante las cuales uno hace funcionar a una organización, mientras que la Serie de Dirección da las políticas mediante las cuales se dirige una organización.

Entre los principios que se hallan en estas políticas están las extremadamente importantes “Condiciones de la Existencia”, que el Sr. Hubbard definió como el grado de éxito o supervivencia de algo. El concepto básico le es vagamente conocido al astuto administrador que habla en términos de “salud corporativa”. Pero mientras que la idea de salud corporativa sólo implica dos estados (bueno o malo) y no ofrece los medios precisos con los que mejorar esa salud, el Sr. Hubbard brinda mucho más. Específicamente, el Sr. Hubbard analizó los diferentes grados de supervivencia, desde un estado de inexistencia hasta una situación de peligro, y desde la condición de emergencia hasta una condición normal, de afluencia o de poder. Más aún, descifró spell out: explain something simply and in detail. las fórmulas de las condiciones o acciones necesarias que uno debe llevar a cabo para mejorar cualquier condición. Eso quiere decir que simplemente llevando a cabo los pasos establecidos, uno sube por cada condición hasta que la organización de uno está realmente prosperando.

Tras haber tenido una oportunidad de primera mano para profundizar en los escritos administrativos de L. Ronald Hubbard, estoy impresionado. La tecnología está impregnada de sentido común y funcionalidad. No conozco ningún otro cuerpo de leyes y métodos administrativos que sea tan completo, tan viable y tan ampliamente aplicable como el del Sr. Hubbard. Su filosofía de conocimientos organizativos y sus explicaciones lúcidas para su aplicación merecen un amplio uso en la industria, las empresas comerciales y el gobierno”.

—Robert Goldscheider – Presidente

The International Licensing Network, Ltd., Consultores de gestión tecnológica

A fin de eliminar cualquier duda con respecto a la condición en que uno opera, el Sr. Hubbard fue más allá y desarrolló métodos con los que supervisar la salud de la organización basándose en estadísticas. Una estadística, como él la definió, es un número o cantidad comparada con un número o cantidad previa de lo mismo. Por consiguiente, las estadísticas se refieren a la cantidad de trabajo realizado o al valor de este, constituyendo la única medida sensata de cualquier producción o cualquier actividad, ya sea organizacional o individual. Por lo tanto, administrativamente, las estadísticas constituyen el  barómetro que mide la salud de la organización, mientras que las Condiciones de la Existencia del Sr. Hubbard brindan los medios para mejorar ese estado de salud. Utilizadas de forma adecuada, estas herramientas te permiten aislar exactamente las áreas problemáticas y te dicen cómo mejorar estos puntos conflictivos.

Dado lo que representan los avances administrativos del Sr. Hubbard en términos de aportar las reglas básicas según las que los grupos funcionan en realidad, era inevitable que sus descubrimientos administrativos fueran ampliamente solicitados tanto por la industria en general como por otros sectores. En consecuencia, y expresamente para satisfacer esa demanda, se fundaron los Colegios de Administración Hubbard.

““Para ser eficaz y exitoso, un director debe comprender lo más plenamente posible las metas y objetivos del grupo que dirige… Debe ser capaz de tolerar y mejorar los logros y avances prácticos de los que su grupo y sus miembros pueden ser capaces. Debe esforzarse por estrechar, siempre, el abismo siempre existente entre lo ideal y lo práctico”. – L. Ronald Hubbard

Estas instituciones utilizan específicamente los descubrimientos de L. Ronald Hubbard para incrementar la habilidad del profesional para abordar los desafíos de administrar y manejar un grupo, una compañía o una organización. Con sede en Los Ángeles, la red ahora se extiende por los cinco continentes. Proporciona capacitación en los métodos administrativos de L. Ronald Hubbard a hombres y mujeres de negocios de todos los ámbitos: industria pesada, industria de servicios, entretenimiento, comunicaciones, cuidado de la salud y todos los servicios profesionales imaginables. Como buque insignia internacional, la institución de Los Ángeles que otorga títulos obtiene inscripciones de más de una docena de países y particularmente de Asia, donde los métodos de dirección innovadores son especialmente solicitados.

De especial interés es el uso de las tecnologías administrativas de L. Ronald Hubbard en los antiguos países comunistas, donde la privatización de la industria requería una filosofía organizacional completamente nueva. Rusia se enorgullece de tener un Colegio de Administración Hubbard en Moscú y ha sembrado la semilla de las herramientas administrativas de L. Ronald Hubbard a lo largo de toda su infraestructura económica. Mediante el mismo proceso de privatización, los administradores húngaros también adoptaron las políticas de organización de L. Ronald Hubbard y por lo tanto, establecieron un Colegio Hubbard en Budapest. Si bien en un clima económico completamente diferente, tenemos una cantidad sustancial de empleados federales en Colombia que se enorgullecen de su entrenamiento en el Colegio Hubbard al igual que lo hacen los empleados estatales de Texas.

Recesión, inflación, productividad decreciente, endeudamiento, huelgas, desempleo, pobreza y carencia, son síntomas de inestabilidad económica, y son, de hecho, indicadores de un problema mucho más profundo: una paralizante falta de pericia administrativa. Si las empresas y los gobiernos de hoy en día pudieran aplicar de forma competente los principios básicos de organización y administración, tendrían soluciones prácticas para lo que se ha convertido en un caos económico y social.

Ese es el papel de la tecnología administrativa de L. Ronald Hubbard: brindar los medios adecuados para que los negocios puedan prosperar, los gobiernos dirigir sabiamente, la gente liberarse de los problemas económicos y, en resumen, que los sueños abandonados se puedan reavivar.

El Colegio de Administración Hubbard Internacional en Los Ángeles, California: La sede académica de la red de Colegios Hubbard en todo el mundo, el campus de Los Ángeles recibe a estudiantes de unos 25 países y es la única institución de su tipo con una inserción laboral del 96 por ciento para los graduados de su programa.

MANTENTE EN CONTACTO CON PROSPERITY®

 Publicamos nuevos artículos dos veces al mes en nuestro

sitio web de la revista Prosperity Online.

Regístrate aquí y únete a nuestra lista de suscriptores.

Los primeros cuatro artículos son gratuitos para todos.

¡Como miembro puedes acceder a todos!