Sobre L. Ronald Hubbard

L. Ronald Hubbard: Una presentación

L. Ronald Hubbard es quizás mejor conocido como autor y fundador de la religión de Scientology. Sus obras se publican en 52 idiomas con cientos de millones de copias impresas. Sin embargo, también es recordado por millones de personas como un gran humanitario que, después de más de medio siglo de investigación sobre métodos para mejorar la condición humana, dejó un legado que mejora la vida de innumerables maneras. Este legado está registrado en un inmenso cuerpo de trabajo que literalmente comprende decenas de millones de palabras.

Nacido en Tilden, Nebraska, el 13 de marzo de 1911, el Sr. Hubbard pasó sus primeros años en lo que aún era el territorio fronterizo de Montana. Poseído por una curiosidad excepcional, que motivó sus exámenes etnológicos de 21 razas y culturas y lo alentó cuando aún era un adolescente a recorrer una China remota que pocos occidentales jamás verían, había recorrido más de un cuarto de millón de millas a la edad de 19 sin el beneficio del transporte aéreo comercial.

Cuando se matriculó en la Universidad George Washington en 1930 para estudiar ingeniería, era obvio que ya se había embarcado en el trabajo de su vida: una búsqueda de soluciones a los problemas más desconcertantes del hombre y la creación de tecnologías viables para mejorar todas las facetas de la vida.

Si bien la gama completa de sus logros en estos primeros años podría llenar un libro, hay algunos particularmente apropiados para mencionar aquí.

Su interés en la educación y los problemas asociados con la transmisión del conocimiento comenzaron muy temprano. A la edad de 15 años, estaba enseñando a los niños Chamorro en Guam, utilizando métodos únicos que él mismo desarrolló, un presagio de los avances que llevaría a cabo en el campo de la educación y el estudio. Luego, mientras estaba en la Marina de los EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial, el Sr. Hubbard entrenó a tripulaciones de barcos y desarrolló algunas de las técnicas de acondicionamiento previo a la batalla que todavía se usan hoy en día, convirtiendo manuales técnicos incomprensibles en materiales de curso efectivos para capacitar a los militares en navegación.

En 1950, señaló que “Los niños de hoy se convertirán en la civilización de mañana”, y advirtió sobre una sociedad que se estaba destruyendo a sí misma a través de sus propios sistemas educativos, una predicción que ha demostrado ser aterradoramente precisa. Sin ser ningún filósofo de sillón, el Sr. Hubbard trabajó para resolver estos problemas a medida que se convirtieron en crisis a lo largo de los años. Sus logros incluyeron una considerable cantidad de trabajo que se conoció como su Tecnología de Estudio. Contiene sus descubrimientos de las razones básicas por las cuales los estudiantes no logran comprender un tema, y las barreras para la comprensión total de lo que uno está estudiando. Desarrolló métodos por los cuales cualquiera puede mejorar su capacidad de aprender y aplicar lo que ha estudiado. Hoy, su tecnología de estudio se utiliza en escuelas de todo el mundo y es un factor importante en el éxito del Colegio de Administración Hubbard, que la utiliza plenamente en todos los cursos en beneficio de sus estudiantes.

Del mismo modo, en 1950, al darse cuenta de que lo que pasaba por la administración en ese momento era inconsistente y arbitrario, el Sr. Hubbard dirigió su atención a esa área. Su primer libro sobre el tema, Cómo Vivir a Pesar de Ser un Ejecutivo, publicado en 1953, reconoció que el verdadero papel de un ejecutivo en cualquier organización era planificar y supervisar, y detallaba un sistema de comunicación para cualquier oficina u organización. De hecho, el libro era un manual de comunicación apropiado para cualquier organización de cualquier tamaño. Tres años después, su libro Los Problemas del Trabajo aisló los problemas encontrados en el trabajo por todo el mundo, desde el trabajador hasta el director ejecutivo, y presentó métodos que cualquiera podría usar para recuperar su entusiasmo por el trabajo.

En 1965, después de años de investigación continua sobre las formas y funciones de la organización, el Sr. Hubbard anunció su desarrollo del Organigrama de Siete Divisiones, un avance importante que presentó el patrón de operación administrativa más exitoso para cualquier grupo de cualquier tamaño. Estas siete divisiones, que se dividen en departamentos, abarcan todas las acciones que se realizan, o deberían realizarse, en cualquier organización. De hecho, este avance organizacional cuando se aplica, asegura el éxito continuo y la expansión estable de cualquier organización.

El cuerpo completo de su trabajo en esta área se puede encontrar en nueve volúmenes enciclopédicos que comprenden el Curso de Organización para Ejecutivos, más tres volúmenes de la Serie de Dirección. En este conjunto de doce volúmenes se encuentra una tecnología que garantiza la supervivencia y el crecimiento de grupos de pequeños a enormes, como lo han demostrado miles y miles de empresas y grupos en países de todo el mundo en las últimas décadas.

Tras completar su trabajo, L. Ronald Hubbard dejó esta vida el 24 de enero de 1986. Logró todo lo que se había propuesto y su legado continúa impactando la vida de millones de personas. El Sr. Hubbard dijo una vez: “Me gusta ayudar a los demás y considero que es mi mayor placer en la vida ver a una persona liberarse de las sombras que oscurecen sus días”. 

Hoy, millones de personas en muchos campos utilizan los principios del Sr. Hubbard para deshacerse de esas sombras y, como resultado, llevar una vida mejor y más productiva.

La felicidad del hombre y la longevidad de las empresas y los estados aparentemente dependen de los conocimientos de organización”.

L. Ronald Hubbard

MANTENTE EN CONTACTO CON PROSPERITY®

 Publicamos nuevos artículos dos veces al mes en nuestro

sitio web de la revista Prosperity Online.

Regístrate aquí y únete a nuestra lista de suscriptores.

Los primeros cuatro artículos son gratuitos para todos.

¡Como miembro puedes acceder a todos!